fbpx

Negocios éticos: Un paso hacia la empresa impulsada por valores

Como dice Joan Antoni Melé en su libro Dinero y concienciahemos convertido al dinero en el dios del mundoQue algo da dinero, ¡se produce! Que no aporta a las personas e incluso las perjudica ¡pues que no lo consuman!

El dinero es una herramienta útil. Se nos olvida que, al igual que una navaja, las redes sociales o un simple periódico, el dinero no tiene la capacidad de ser bueno o malo por sí mismo. No está de más recordar que su creación fue un avance social porque facilitó el intercambio de bienes con valor para las personas. El problema está en el uso que hacemos de él, es decir, en nosotros.

No nos merecemos el calificativo de Homo Sapiens. Somos la única especie que vuelve en su contra las invenciones, herramientas y medios que crea. ¿Qué sentido tiene alimentar una economía que no beneficia ni a las personas ni al planeta en que vivimos? Quizás lo más honesto que podemos hacer sea mirar de frente a ese reflejo de tretas, corrupción y avaricias para reconocer, de una vez por todas, que ese no es el único camino. 

Los valores y el dinero hacen las paces

Una transformación empresarial hacia un modelo más humano, sostenible y responsable es una vía necesaria para construir una economía que nos beneficie como seres humanos. Y este cambio de paradigma implica aspirar a que ni empresarios, ni proveedores, ni clientes ni nuestro entorno deben perder para que el resto gane, en dos palabras: actuar conscientemente.

Tal y como explica Xavier Ginesta, director de la Fundación Capitalismo Consciente, esto significa «actuar de una forma inteligente con una perspectiva muy amplia. Si tu perspectiva está focalizada exclusivamente en tu bolsillo o en el bienestar de tu propia familia y no miras nada más, puedes tomar una decisión como quemar un bosque para construir una granja sobre ese terreno. Si la perspectiva de lo que quieres es el beneficio propio esa es una decisión muy inteligente, desde el punto de vista del entorno, no lo es. A medida que vas ampliando tu perspectiva y tomas decisiones teniendo en cuenta no sólo tu bolsillo sino la familia, los amigos, el país, el entorno y en último término ves el planeta en su conjunto, tus decisiones inteligentes se convierten en decisiones ampliamente conscientes. A eso nos referimos cuando hablamos de actuar con consciencia. Tenemos en nuestra mano una herramienta genial para la humanidad, que puede ser devastadora cuando se va mirando solo el beneficio propio».

Empresas que quieren cambiar el mundo

negocios eticos valores

La Responsabilidad Social Corporativa auténtica es la que no necesita un departamento Antonio Espinosa

Los negocios deben ser el medio para abordar problemas sociales y medioambientales, no generadores de dinero a costa de crearlos. Pero llevamos toda una vida despojando al concepto de empresa de virtudes como la confianza, la transparencia o la creación de valor; y poner la ética y los valores en equilibrio con la búsqueda de beneficio necesario puede ser una utopía para muchos. 

Y, para qué engañarnos, a todos nos ayuda ver ejemplos hechos realidad de lo que significa ir más allá del mero objetivo de ganar dinero y llenarse los bolsillos. Desde quienes facilitan el cambio haciendo sostenible la compra de alimentos que consumimos a diario (Lulo GranelSouji) hasta quienes reacondicionan (BackMarket), están quienes apuestan por la SlowFashion (EcoalfPercentil) o apps que resuelven necesidades actuales de forma original y sencilla (When&WhereToo Good to GoLendi), hoteles que dan el paso hacia un turismo sostenible (Origorooms), propuestas a sistemas tan monopolizados como son el consumo electricidad o el gas (Holaluz) e incluso centros comerciales que apuestan por el reciclaje y la economía circular (Retuna o Yuman Village) son solo algunas muestras de proyectos e ideas innovadoras construidas sobre un propósito superior, entidades comprometidas que generan un impacto positivo en la sociedad y en el planeta que nos animan a creer que otro mundo es posible.

En el próximo artículo…

Una manera de apoyar esta línea de empresas y proyectos no es crearlos, sino formar parte de ellas como trabajadores o, en última posición en la cadena, como consumidores. ¿Por qué trabajar de 9AM a 6PM en un trabajo que nos amarga por un sueldo y una carrera profesional pudiendo desarrollar todo nuestro potencial en un proyecto que garantice nuestro bienestar y el del mundo?, ¿por dónde empezar para que nuestro trabajo sea un camino de crecimiento personal y de servicio a la humanidad?

Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.