fbpx

Masturdating: una tendencia que no te puedes perder

Empezamos a ver en el horizonte el fin del verano, finalizando un agosto a la altura de este año atípico.

Si has conseguido que las vacaciones no acaben contigo, hoy te propongo sumarte a una tendencia que te ayudará a recargar pilas de cara al arranque de la recta final del 2020: Masturdating.

¿Mastur… qué? 

Suena a lo que suena pero NO. No tiene nada que ver con la sexualidad, aunque sí implica darse amor a uno mismo del bueno y a puñados.

Una cita para conquistarte

Acostumbramos a llenar el verano de planes con gente, con nuestros amigos y con nuestras familias. Al mismo tiempo, venimos de un período de confinamiento, donde, en muchos casos, nuestro espacio personal se ha visto invadido por las personas con las que convivimos y nuestras posibilidades para salir y vivir experiencias fuera de casa han sido limitadas.

En contra de este exceso de relaciones, la tendencia del Masturdating consiste en tener una cita contigo mismo/a, en soledad. Ir a disfrutar de tu restaurante favorito con mesa para uno, comprar una sola entrada para el cine, un concierto o el teatro, hacer una excursión o un viaje a un sitio que te apetece descubrir, pero sin conocidos ni familiares de por medio… En definitiva, llevar a cabo planes que normalmente harías con tus amistades, tu pareja o tu familia pero de forma absolutamente individual, sin compañía.

¿Suena retador? Ciertamente lo es. Durante mucho tiempo hemos vivido la soledad como una verdadera desgracia, entendida como una falta de capacidad para relacionarnos con los demás, una señal de rechazo social y de no ser válidos: un fracaso. Ese ha sido el paradigma imperante en el que hemos sigo educados. Además, rodearnos de personas ha sido una buena estrategia para huir de nosotros mismos. Este temor nos ha impedido ver lo beneficioso que puede ser estar solos: si consigues deshacerte de tus miedos, de la vergüenza a las miradas de los demás, descubrirás sus grandes consecuencias positivas para tu salud mental. Y tal vez también empieces a mirar de manera distinta a esa persona que va al cine sola (esa a la que echas tu mirada dramática mientras piensas «ni siquiera tiene nadie con quién venir a ver una película»)

Razones para llevar el Masturdating a tu vida

Rompemos una lanza a favor del Masturdating y de la soledad, pero eso no significa que la causa de nuestros males sean las personas que nos rodean. No se trata, por tanto, de que lo mejor sea convertirse en una persona asocial. La cosa más bien va de encontrar un espacio adecuado dónde interrumpir tu continua relación con los demás, no sólo las relaciones físicas, también las digitales. Una auto-cita con el objetivo cuidar mejor tu relación contigo mismo

Si vas a hacerlo una vez a la semana o una vez al mes ya es decisión tuya, lo importante es probar, así que voy a tratar de convencerte: ¿Por qué deberías empezar ya?

Encontrarás ese momento de desconexión que tu descanso necesita

Desde la creación de los smartphones y el internet de las cosas nos pasamos el día sumergidos en nuestras relaciones. Llevamos a todo el mundo en nuestra mano, cuando vamos en el tren, cuando paseamos, cuando comemos… siempre están accesibles a un golpe de pulgar. Y claro, es difícil encontrar descanso cuando recibimos ese exceso de información todo el tiempo y en todas partes.

Un tiempo a solas de verdad y disfrutando de algo que te hace feliz te ofrece un descanso más que necesario en esta era de la híper-conexión.

Una cura para la vergüenza

Cuando queremos hacer algo nuevo, muchas veces nos refugiamos en nuestros conocidos, yendo acompañados. Ir a clases de baile con una cara amiga siempre nos da esa sensación de confortabilidad frente a todas esas circunstancias novedosas que vamos a afrontar.

Comenzar a hacer estos planes a solas puede ser algo que ponga tus nervios a flor de piel, pero esos primeros nervios suelen dar paso a una liberación, una mejora de tu autoestima y un mayor enriquecimiento al tener una mayor apertura hacia la propia experiencia que estás realizando.

Te conocerás mejor a ti mismo

¿No estás cansado/a de navegar por el mar de etiquetas que los demás te han puesto? No somos lo que los demás piensan que somos. Siempre hay un espacio por descubrir en ti mismo. Un lugar donde prestar más atención a tus pensamientos, reflexionar y conocerte. Y nunca vas a encontrarlo si siempre te rodeas de gente.

Te liberarás del miedo a la soledad

Hemos demonizado estar solos. Por esa misma razón, tratamos de mantener a flote relaciones que no se sostienen, nos hacemos dependientes de otras personas y tomamos decisiones en base a una guía externa que nada tiene que ver con nuestros verdaderos deseos. Pasar tiempo a solas te permitirá descubrir las bondades de la soledad y dejar de distorsionar el simple hecho de estar solo/a. Esto facilitará que empieces a tomar decisiones desde la responsabilidad, la confianza y la seguridad, dejando de ser un títere de las críticas y el miedo.

Mejorarás tus relaciones personales

Disfrutar de la soledad hará que busques más momentos para ti, pero no te transformará en una persona ermitaña. La paradoja es que teniendo más tiempo a solas contigo, conseguirás relacionarte con los demás de una manera mucho más saludable. Sin que tus inseguridades y expectativas se metan en medio, construirás mejores relaciones. El quid de la cuestión es que no podemos amar a los demás si no nos amamos primero a nosotros, ya que para «dar» tenemos que empezar por «tener».

Éste es el momento idóneo para empezar

La propuesta llega como un bálsamo en los tiempos que corren por varias razones. Primero, porque el verano acaba, pero aun quedan unas últimas semanas para preparar ese plan especial a solas que recargue tus pilas de cara a lo que te espera.

En segundo lugar, porque estamos en un momento complicado lleno de incertidumbres. Y cuando las circunstancias nos aprietan tenemos esa sensación de querer tirarlo todo por la borda, tú, yo y todos. 

Es posible que simplemente necesitemos ese rato por y para nosotros, que nos puede hacer ver las cosas con una nueva perspectiva e incluso inspirar mejores ideas y soluciones. La pena es que hayamos renunciado a tenerlo porque, sin pensarlo dos veces, en algún momento de nuestra vida aceptamos que lo normal era estar continuamente rodeados de gente, física y digitalmente. Este puede ser el inicio de una bonita relación con la persona que tienes delante del espejo. La única que te acompaña los 365 días de cada año de tu vida.

Francisco V. Hernández Ramírez
@franvhdez

Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.